Interes-General

Bombachas de encaje y colchones: clientelismo bizarro en las provincias

Diario Ciudad
Azul
Interes-General

Intercambio extraoficial de favores, en el cual los titulares de cargos políticos regulan la concesión de prestaciones, obtenidas a través de su función pública o de contactos relacionados con ella, a cambio de apoyo electoral".

La definición de clientelismo político no se circunscribe a ninguna región, provincia, ciudad o localidad. Se describe como una relación entre gobernantes y votantes. Un vínculo en el cual los candidatos se aprovechan de la necesidad que sufren los sectores sociales más vulnerados para intentar capturar sus votos.

El clientelismo es una práctica arraigada en la Argenitna. Así lo demuestran los episodios de esta naturaleza que han tenido lugar durante los distintos ciclos electorales, y que continúan desarrollándose al día de hoy, de cara a los comicios que se avecinan en las provincias argentinas.

Santa Fe, San Luis, Tierra del Fuego y Formosa celebrarán elecciones generales el próximo domingo. Además de los candidatos a la gobernación, habrá también funcionarios regionales que pujarán por distintos cargos intermedios.

Para conquistar los votos que contribuyan a depositarlos en los puestos a los que aspiran, algunos de ellos recurrieron a una serie de métodos clientelistas, valiéndose de las carencias que sufren partes importantes del electorado en los distintos territorios. Otros, por su parte, recurrieron a procedimientos pocos convencionales, que rozan lo bizarro y, lejos de captar votos, alejan a los electores.

Formosa

El caso más emblemático lo protagonizó la radical Graciela Soto, del Frente Amplio Formoseño: se paseó por la peatonal de la ciudad repartiendo bolsitas que contenían su foto, su nombre y la inscripción "De mujer a mujer". En ellas entregó bombachas de encaje blanco. Una por bolsita. fuente infobae.