Politica

La fiebre olímpica potencia a Larreta como presidenciable

Diario Ciudad
Azul
Politica

Mientras Mauricio Macri transita el peor momento de su gobierno y hasta aliados claves como Lilita Carrió cuestionan su liderazgo, Horacio Rodríguez Larreta aprovechó los Juegos Olímpicos de la Juventud para demostrar una gestión muy eficaz, que además convirtió el certamen en un evento popular y masivo.

 

 

 

En Cambiemos creen que los JJOO de la Juventud 2018 que inauguraron con una fiesta en el Obelisco espectacular, exhibieron una gestión pública moderna y de vanguardia, pero también abarcativa de distintos sectores sociales. Acaso el modelo de lo que querían ser y no pudieron lograr -al menos hasta ahora- con la presidencia de Macri.

 

 

 

Además de los juegos en sí, el jefe de gobierno porteño armó eventos masivos en distintos puntos de la ciudad. Puerto Madero y Lugano se convirtieron en polos en los que al lado de las competencias de elite, se crearon espacios para el recreo familiar, en un contrapunto inteligente que llevó actividades gratuitas a las zonas más ricas y más pobres de la Ciudad.

 

 

 

El lanzamiento del sábado a la noche recordó a los actos del Bicentenario que comandó Javier Grosman, encargado además de organizar el velorio masivo de Néstor Kirchner. Puestas de contundente impacto visual, gracias al talento escenográfico de Diqui James, que ya en los ochenta se apoderó del Obelisco para un vanguardista show de la Organización Negra, que en el kirchnerismo volvió a los espectáculos masivos y gratuitos con el nombre de Fuerza Bruta y ahora con Larreta regresaron a descolgarse del monumento ícono de Buenos Aires.