Interes-General

Wagner, arrepentido: contó cómo funcionaba el pago de las coimas

Diario Ciudad
Azul
Interes-General

Carlos Wagner , quien fuera presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, declaró como arrepentido ante el fiscal Carlos Stornelli en el caso iniciado a partir de los cuadernos de las coimas que escribió Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta, ex número dos de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal durante el kirchnerismo.

En su declaración, Wagner explicó cómo era el sistema de cartelización de la obra pública mediante el cual las empresas se quedaban alternativamente con los contratos.

Señaló, según fuentes de la investigación, que producto de una negociación con De Vido debían entregar como coimas los adelantos de obra que pagaba el propio Estado Nacional. Los montos del adelanto oscilaban entre el 10% y el 20% del total de la obra.  Otro modo de entregar coimas consistía en devolver parte de lo que recibían como certificados de obra. 

La historia del Club de la Obra Pública comenzó tiempo después del inicio del gobierno de Néstor Kirchner cuando, según explicó Wagner, De Vido les señaló que había un nuevo sistema de trabajo en su área.

 

Ese sistema, según el dueño de la constructora Esuco, tenía a De Vido como organizador y a Baratta y José López, secretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo, como ejecutores.

El empresario señaló que tanto Baratta como López aseguraban que el dinero era "para arriba".

Desde entonces, Wagner, que confesó un delito y a cambio de eso será excarcelado, fue una especie de gerente general del Club de la Obra Pública.

Uno de los empresarios que había declarado ante Bonadio y Stornelli señaló: "En una reunión de la Cámara de la Construcción, una autoridad nos informó que desde ahora éramos subcontratistas de obra pública". Es decir que había comenzado a regir el nuevo sistema.